lunes, 10 de octubre de 2011

domingo, 9 de octubre de 2011

Momentos de Cambio (parte II)

Y de nuevo un pequeño cambio al blog. A partir de ahora actualizaré con más frecuencia, con enlaces a los trabajos que haga para el Máster en Periodismo Audiovisual que empecé hace apenas una semana.

Eso sí, no dejaré de publicar otro tipo de material, y las crónicas de conciertos seguirán apareciendo por aquí.

¡Pasen una buena semana!

Borha

viernes, 7 de octubre de 2011

El Santo Job y la Nube Gafapástica

Ayer nos enteramos del fallecimiento de Steve Jobs. Los medios informativos se plagaron de esquelas y obituarios, las redes sociales de comentarios y vídeos recordatorios, y cuatro de los diez trending topics de Twitter estaban dedicados al fundador de la manzana.
Yo, precisamente hasta ayer, conocía poco más que el nombre y apellido del empresario, y me dediqué a leer varios de los contenidos colgados por las redes sociales. Enseguida, me topé con éste vídeo:





Emotivo discurso sobre el sueño americano, en el que el también fundador de Pixar realizaba una autobiografía, pocos años antes de su muerte. Hablaba de su familias biológica y adoptiva, de su expulsión de la empresa que él mismo había fundado, y de la superación de un cáncer, entre otras cosas. Sin duda, el mejor discurso que se le puede dar a un recién graduado, y con una impresión de humildad que ya le gustaría al mismísimo Santo Job, casualidades de la vida.


Sin embargo, ayer era el día de las esquelas, de los obituarios, de las menciones en twitter, del Stay Hungry (sí, no hablo esta vez de Twisted Sister), del #iSad, y del RIP en la página principal de Google, empresa rival de Apple. Hoy es un día de reflexión, del otro think different, de qué puede suponer a corto plazo la muerte de Jobs.


Hasta hace dos días, hablábamos del iPhone 4s, que ni siquiera se podía llamar iPhone 5, con bastantes pocas mejoras, una de las más destacadas el aumento de los megapíxels de la cámara (os invito a googlear a todos “el mito de los megapíxels”, o algo similar). Ahora, los blogs y los medios parece que van a rehusar, al menos durante unos días, a hablar objetivamente sobre los productos de la manzana.


Desde hace unos años, además, los interesados por la tecnología vivimos bajo una Nube Gafapástica (no confundir con pastafárica, y no, no me gusta mucho éste término pero creo que es el más descriptivo y comparativo), que nos transfiere el dogma manzanil: "cualquier cacharro es mejor, para cualquier utilidad, si lo ha hecho Apple, por caro que sea". Así, escuchamos comentarios día a día de técnicos de sonido que no trabajan si no hay Mac de por medio. Estudiantes de imagen con presupuesto limitado, que apuestan por un MacBook Air para montajes de vídeos pesados (lo próximo será preferir un iPhone) antes que por un buen PC de sobremesa. La guerra no es, como muchos creían, entre Bill Gates y Steve Jobs: el software libre queda también a años luz de Apple, independientemente de para qué se quiera usar, y parece ser más cosa de anarquistas y piratas informáticos desfasados.
La nube pastafari.

El mito de siempre se van los mejores se suma al de lo bueno, si es Apple, dos veces bueno, y la humanidad está a un paso de la sacralización de la manzana mordida. Espero que el fundador descanse en paz, en el cielo o en cualquier sitio (introduzca aquí su religión, excepto si es usted admirador de la nube de espaguetis): igualmente, espero que el Santo Job no acabe subido a ningún tipo de Nube Gafapástica, y eso está nada más que en nuestras manos. Apple es una empresa privada más, que religiones ya tenemos muchas.